jueves, 25 de junio de 2009

V

El caldo de elecciones en Chile se compone de lo siguiente:
  • dos candidatos reales, más bien dos directores de empresas lidiando por quedarse con la presidencia (del directorio).
  • un candidato pendejo, que mete bulla, levanta faldas y patalea para que lo pesquen. A este apenas le da para alguna Gerencia, tal vez la de Administración y Finanzas....esa que no aporta, pero que es necesaria.
  • una serie de sindicalistas pelotudos tercermundistas y retrógrados que pelean más por orgullo personal, por seguir apareciendo en la memoria colectiva, pero que realmente nadie nota, nadie extrañará ni nadie tampoco ha llamado.
Los dos candidatos en sí son lo mismo. Su único diferencial son los partidos políticos que los secundan y, claro, la historia de éstos. Uno, de una ex-izquierda cada vez más derechizada y el otro de una derecha extremista de la que reniega cada vez más.

Así, en Diciembre habrá que ir a votar.
Pero gane uno o el otro, la arena real será en el Congreso. Ya que son esos malditos perros sarnozos, chupa sangre mal paridos quienes torpedean toda buena idea, quienes olvidan, quienes no escuchan más que a sus partidos.
Si finalmente, no importa quien sea el que salga, importa el partido que tenga mayoría en el Congreso y la mayor cantidad de Ministerios. El presidente del directorio? pfff. da lo mismo, que juegue a mandar. Total es el que dará la cara.
El que manda, es el presidente del partido. Ese es el que lleva el poder, por ese es por quien se va a votar en Diciembre.
Y a los partidos, como sabemos, les importa un reverendo carajo el pueblo, la gente. Esos, que trabajen y se jodan. A los partidos, como parásitos, sólo les importa ser más grandes, más hegemónicos, ¿para qué? nadie lo sabe a ciencia cierta. Sólo quieren que todos piensen como ellos. Y punto. Así es la democracia. Un ejercicio popular para que la gente sienta que está participando. Cuando en realidad, el pobre pueblo pelotudo no es más que un instrumento usado en contra de sí mismo.
Si la democracia no es buena. NO ES BUENA. No hay nada mejor, es verdad...pero no por eso es buena y nos debemos quedar con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario